El IAC Juan Gil-Albert dedica unas jornadas de verano a la recuperación literaria de Rafael Azuar

Se celebrarán en la Casa Bardín los días 15, 16 y 17 de julio

Tras la donación de su archivo y biblioteca, le entidad ha emprendido una campaña de recuperación literaria sobre el escritor ilicitano con la que está fomentando la investigación y reedición de obras

Durante tres días, del 15 al 17 de julio, el IAC Juan Gil-Albert celebrará unas Jornadas de verano tituladas “Rafael Azuar: la aventura literaria” en la Casa Bardín. Con varias intervenciones, se hablará d su archivo donado a la institución, de su poesía y novelística, así como de su relación con artistas a través de portadas de sus libros. Una lectura poética y la presentación en Alicante de la última edición de la novela Modorra completarán el programa. Las sesiones tendrán lugar cada día de 19:00 h  a 20:30 h, y no se precisa inscripción ya que el acceso es libre hasta completar el aforo.

Las jornadas forman parte de una serie de iniciativas que el IAC Juan Gil-Albert ha emprendido tras recibir el legado archivístico y biblioteca del escritor por parte de sus seis hijos. A la convocatoria de una línea específica para estudiar su obra en las ayudas de investigación de este año, la entidad ha fomentado en el último mes una campaña en prensa con artículos sobre el autor, ha asesorado al ayuntamientote de Salinas para la última edición de Modorra, obra con la que obtuvo el Premio Café Gijón de novela corta en 1967 y que transcurre en este pueblo, y ha organizado estas jornadas que toman el título de uno de sus últimos libros: La aventura literaria.  

El programa se abrirá el lunes 17 de julio con las ponencias “Legado Azuar. Conservar para difundir” de Cristina V. Llorens, subdirectora de Documentación del IAC Juan Gil-Albert, y “La trayectoria lírica de Rafael Azuar Carmen. Hacia una poesía reunida”, del filólogo Manuel Valero, uno de los dos beneficiarios de la ayuda de investigación convocada. La sesión finalizará con una lectura poética a cargo de Carolina Martínez García, Macarena Palma Moreno, Pep Rubio y Juanjo Payá.

El martes día 16 se dedicará a sus novelas y se abrirá con la ponencia “Sociedad rural en la novelística de Rafael Azuar” de José Ferrándiz Lozano, director cultural del Gil-Albert, a la que seguirá la presentación de la reciente edición de Modorra, en la que estarán Isidro Monzó, alcalde de Salinas, y Rafael Azuar Ruiz, en nombre de la familia. Este libro tuvo una primera presentación el pasado 5 de julio en el salón de plenos del ayuntamiento de Salinas.

Por último, el miércoles día 17 se iniciará con la intervención de Juana Mª Balsalobre, directora de Arte y Comunicación Visual del IAC Juan Gil-Albert, titulada “Artistas y libros de Rafael Azuar”, que dará paso a dos actos posteriores de la serie “Descubre una obra de arte” en la que siempre se exponen los originales que se comentan. Primero se hablará de la obra de Enrique Lledó que se incluyó en la portada de Primera antología (1938-1990), contando como ponente con Amalia Lledó, de la Casa-Estudio Enrique Lledó, y en segundo lugar será el pintor y escultor José Díaz Azorín quien hablará se la obra suya que ilustró la primera edición de Modorra (1970).

Rafael Azuar

Rafael Azuar Carmen (Elche, 1921 – Alicante, 2002) compaginó la literatura con su profesión de maestro. Destacado novelista en los años cincuenta y sesenta desde que apareció Teresa Ferrer (1954) en la colección La Novela del Sábado, consiguió ser uno de los finalistas del premio Planeta con Los zarzales en 1958, aunque la obra fue retirada a última hora y no se editó hasta el año siguiente en Valencia. En los años sesenta publicó Llanuras del Júcar (1965) en Editora Nacional y obtuvo el Premio Café Gijón de novela corta con Modorra (1967), que entonces era el de mayor prestigio en este género. Aún sería autor de otra novela corta, Crónicas del tiempo de la monda (1978), accésit al Premio Gabriel Sijé, y de varios relatos breves. Por otra parte, cultivó una amplia obra poética, llegando a publicar una Primera antología (1938-1982) y posteriores poemarios. Como ensayista reflexionó sobre el género de la novela en El diálogo y los personajes en la novela (1970) y Teoría del personaje literario (1987), y además colaboró en prensa, casi siempre con artículos sobre literatura.

Descarga el folleto informativo de las jornadas aquí (PDF)

El IAC Juan Gil-Albert organiza la lectura colectiva de un texto del escritor alcoyano sobre el cuadro de Velázquez del Museo Diocesano de Orihuela

Las palabras que Juan Gil-Albert escribió sobre el lienzo La tentación de Santo Tomás de Aquino de Diego Velázquez, que vio en la exposición sobre el pintor de 1950 en el Museo del Prado, sonarán el 4 de julio, día en que se cumple el 25 aniversario del fallecimiento del escritor, ante el propio original, conservado en el Museo Diocesano de Arte Sacro de Orihuela. Este acto simnólico, organizado por el IAC Juan Gil-Albert, tendrá lugar a las 12:00 h con seis personas que leerán las páginas que Gil-Albert incluyó en su libro La trama inexplicable describiendo y comentando la obra.

Los lectores serán José Antonio Martínez García, Mariano Cecilia y Gemma Ruiz, director, director técnico y conservadora del Museo, Aitor Larrabide, director de la Fundación Miguel Hernández, y Juana María Balsalobre, Juanjo Payá y José Ferrándiz Lozano, directora de arte, subdirector de actividades y director cultural del IAC Juan Gil-Albert. En el acto se repartirá además un opúsculo con el texto gilalbertiano y la reproducción del cuadro en la portada, que posteriormente también se entregará a visitantes del Museo.

La tentación de Santo Tomás de Aquino se atribuyó en principio a otros pintores hasta que entrado el siglo XX se señaló la autoría de Velázquez. Realizada entre 1631 y 1633 tras su regreso de Italia, es una de sus pocas pinturas religiosas y representa el momento en el que Tomás de Aquino cae de rodillas mientras un ángel le sostiene y otro va a colocarle el cíngulo blanco de la castidad después de haber rechazado con un tizón encendido a una tentadora, que aparece al fondo en su huída.

El cuadro ha sido solicitado para exposiciones internacionales sobre el pintor. No sólo estuvo en las grandes muestras de Velázquez del Museo del Prado en 1950 y 1990 sino que viajó a la National Gallery de Londres en 2008 y al Museo del Louvre de París en 2015. El lienzo ha pasado además por varias ubicaciones en Orihuela: primero estuvo en Santo Domingo hasta el inicio de la guerra civil en 1936, luego en la casa-palacio del Conde de la Granja hasta 1939, devuelto después a la diócesis que fundó el Museo de Arte Sacro, aunque pasó un tiempo en la Catedral.

 

 

 

Vuelve J.D. Sutton con la edición de Teatro selecto por parte del IAC Juan Gil-Albert

Su hijo Antonio Peral, el dramaturgo Francisco Sanguino y el director del IAC José Ferrándiz Lozano presentarán el volumen en la Casa Bardín

Con más de quinientas páginas, se incluyen siete obras y un apéndice gráfico y documental

Siete obras componen la edición de Teatro selecto de J.D. Sutton, pseudónimo con el que firmaba sus creaciones el dramaturgo José Antonio Peral en los años sesenta y setenta, y posteriormente en el siglo XXI. El volumen, con más de quinientas páginas que incluyen además un apéndice gráfico y documental, ha sido publicado por el IAC Juan Gil-Albert y se presenta en la Casa Bardín el viernes 28 de junio a las 19:30 h. En el acto intervendrán el hijo del autor Antonio Peral, el dramaturgo Francisco Sanguino, que ha suscrito la introducción y ha supervisado la edición, y José Ferrándiz Lozano, director del IAC.

J.D. Sutton formó su pseudónimo combinando el nombre de la ciudad en la que nació, Sutton-Surrey, el 16 de septiembre de 1939, aunque al año siguiente su familia se trasladó a Alicante, y las iniciales del escritor norteamericano J.D. Salinger, a quien admiraba. Antes de licenciarse en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid en 1962, ya había escrito su primera obra teatral con veintidós años, Las chapas,  estrenada en 1969 por el grupo Teatro Universitario de Alicante con decorado diseñado por Gastón Castelló. Las chapas la publicó en 1974 el Instituto de Estudios Alicantinos.

En un principio, simultáneo su profesión de abogado con la escritura de nuevas obras dramáticas como El Círculo de Pérez (1966), Extraños habitantes en la calle (1968), Todas las velas no son muchas velas para Máryorik (1970), traducida al italiano y representada en el Teatro Centrale de Roma, y Mañana (1972), con la que obtuvo el Premio Carlos Arniches, reproducida posteriormente en la revista Yorick.

A partir de entonces dejó la creación literaria pero no la actividad teatral, ya que fue uno de los fundadores y primer presidente de la Asociación Independiente de Teatro de Alicante (AITA), que durante los años de la Transición y siguientes introdujo en la ciudad una programación escénica alternativa y de gran calidad.

Peral no retomó la escritura hasta su jubilación, añadiendo entonces dos obras más, Próxima estación (2010) y La letra pequeña (2014), y revisando las anteriores. Las versiones actualizadas, tal como las dejó a su muerte en 2015, son las que se incluyen en Teatro selecto.

Como actividades previas a esta edición, la recuperación del autor se inició el año pasado con la programación de una lectura dramatizada de La letra pequeña en el Teatro Principal de Alicante y la organización de la mesa redonda organizada por el IAC Juan Gil-Albert en la Casa Bardín con la participación de Inocencio Arias, Luis de Castro, Juan Luis Mira y Francisco Sanguino.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies